que hacemos


El control de la “Mentira Podrida” y el drama de la publicidad alimentaria

Mentira Podrida es la nueva campaña de VSF en la que denunciamos los engaños de la publicidad alimentaria: Hecho en casa, artesano, auténtico, de temporada, tradicional, real, natural, como antes, sano, tradicional, casero... son algunos de los reclamos publicitarios más utilizados por la industria para hacernos creer que los productos que compramos tienen propiedades o atributos que, en realidad, no tienen. Con esta campaña, VSF pretende llamar la atención sobre la necesidad de contar con una normativa estricta sobre publicidad alimentaria, y poner de manifiesto la urgencia de establecer controles reales y efectivos para asegurar que la publicidad de alimentos y bebidas sea transparente, clara y real.

 

Fresco, saludable, casero, auténtico, real, artesano...

Eslógans como fresco, saludable, hecho en casa, auténtico, real, artesano o directo del campo han sido los más utilizados por las marcas para vender sus productos. La industria ha visto una oportunidad y se ha apropiado del uso de estos conceptos haciendo creer al consumidor propiedades que los productos industriales lógicamente no tienen. De hecho, arrebatan el significado de los reclamos a las pequeñas explotaciones, artesanales y realmente auténticas, que sí están trabajando basadas en estos atributos.

Un producto light engorda menos, un alimento natural tiene menos aditivos, uno casero es artesano, uno que termina en -ol nos ayuda a bajar el colesterol, uno llamado sanísimo es más sano, uno con lactobacillus mejora nuestras defensas, un batido de cacao enriquecido con calcio es bueno para la población infantil, un paté con hierro es un alimento sano para los niños, unos pollos de corral son producidos por un pequeño agricultor / a, y así hasta el infinito. Pero, ¿realmente es así? La mayoría de las veces no. ¿Entonces nos engañan? Sí. ¿Se puede evitar? Sí.

Publicidad engañosa

La publicidad engañosa es aquella que contiene afirmaciones u omisiones explícitas o implícitas que es posible que dirijan mal a un consumidor a la hora de realizar una compra. En el estado español, también en Catalunya, la Ley General de Publicidad prohíbe expresamente este tipo de publicidad, definida en la Ley de competencia desleal como la que "contenga información falsa o información que, aun siendo veraz, por su contenido o presentación induzca o pueda inducir a error a sus destinatarios”.

Nuevas tendencias

Desgraciadamente, este tipo de publicidad es más común de lo que pensamos cuando nos referimos a la publicidad del sector alimentario. En los últimos años, la publicidad de alimentos ha dado un giro apostando por destacar los aspectos saludables de los productos. En todos los estudios sobre tendencias alimentarias y aspectos que preocupan al consumidor, los elementos relacionados con la salud son los más destacados, ya sea de forma directa o bien indirecta, por ejemplo a través de los conceptos de natural o artesano.

Seguro que en los últimos años has escuchado en cientos de ocasiones reclamos publicitarios tales como hecho en casa, auténtico, tradicional, natural, como antes, sano, casero, y un largo etcétera. Son reclamos relacionados con la salud.

 

                                                                              Normativa sobre publicidad alimentaria

“Mentira Podrida” pretende llamar la atención sobre la necesidad de contar con una normativa estricta sobre publicidad alimentaria, y poner de manifiesto la urgencia de establecer controles reales y efectivos para asegurar que la publicidad de alimentos y bebidas sea transparente, clara y real. Especial énfasis debería tener esta regulación cuando hablamos de publicidad alimentaria dirigida a la infancia, pues se trata de un grupo delicadamente vulnerable a este tipo de mensajes. La mayoría de publicidad que se anuncia en horario infantil está relacionada con productos insanos. Teniendo en cuenta el elevado índice de obesidad infantil en el estado español, desde “Mentira Podrida”, pensamos que no podemos ser flexibles al respecto.

Mentira Podrida se centra pues, en el estudio de los reclamos publicitarios referentes a marcas relacionadas con la alimentación. Desde la campaña estamos atentos a los anuncios de alimentación y bebidas para denunciar las malas prácticas de la industria alimentaria a la hora de anunciar sus productos. Lo haremos con la entrega de las denuncias al organismo competente a la hora que damos a conocer a los consumidores la realidad de un sector que, en demasiadas ocasiones, nos engaña.

Las claves

 

A través de la campaña también ponemos al alcance de los consumidores una serie de claves que les ayudarán a poner en su sitio la publicidad y romper con mitos e ideas preconcebidas del significado de los reclamos publicitarios más utilizados. A la vez, denunciar las malas costumbres, en demasiadas ocasiones existentes por falta de normativas, de la industria alimentaria para intentar vendernos productos con propiedades que no tienen.

Cada día aparecen productos y anuncios nuevos. Si ves un anuncio o producto que utilice publicidad engañosa no dudes en hacérnoslo saber.

Déjanos un comentario a continuación.

 

 
 
 
Cada dia aparecen productos y anuncios nuevos. Si ves un anuncio o producto que utilitce publicidad engañosa no dudes en hacérnoslo saber.
Déjanos tu comentario aquí!